Entrevista a Vero Rodríguez

Lápices, acuarelas, pluma y tinta. Autora de Me pasa a veces y Mateo sin Risas.

Ilustración
|
Publicado el
10/3/2017
por
Leyla Martin
y

¡Esto es muy emocionante! Como ya hemos anunciado a partir de este mes comenzaremos con una nueva sección en el blog 🙂 Hace un par de meses, decidimos incorporar esta sección con el objetivo de dar a conocer parte de los nuevos ilustradores de nuestro país. Por lo mismo, quisimos dar inicio de la mejor forma…  una entrevista a la reconocida ilustradora nacional: Verónica Rodríguez.

Para los que ya conocen su trabajo, le sonará familiar las viñetas “Me pasa a veces”, una serie de ilustraciones con mensajes positivos, situaciones de alegría y momentos en los que la protagonista expone sus dudas y sinceros sentimientos, en el fondo, aquellos momentos que todos vivimos «a veces». Además, ha tenido la oportunidad de trabajar ilustrando varios libros infantiles para la Editorial Zig-Zag, SM Ediciones y Editorial Amanuta.

En la conversación que tuvimos con Vero, nos contó acerca de sus inicios y en qué momento decidió cambiar del diseño gráfico a la ilustración. También hablamos sobre su proceso creativo, sus influencias y los proyectos que está realizando actualmente.

Vero Rodriguez - Me pasa a veces

Cuéntanos acerca de ti, dónde estudiaste o qué era de tu vida antes de ser ilustradora…

Mi nombre es Vero Rodriguez, y tengo 34 años. Nací el año 1982 en Santiago de Chile, ciudad en la que he vivido toda mi vida. Luego de egresar de Diseño el año 2009, trabajé algunos años como diseñadora gráfica. Desde el año 2012 trabajo de manera independiente en proyectos relacionados con ilustración, además de realizar talleres de ilustración.

¿Cuando comenzaste a dibujar y en qué momento decides que esta será tu profesión?

Dibujo desde que tengo uso de razón. Soy la quinta de siete hermanos, y crecí en una casa llena de libros, croqueras y lápices. Todos mis hermanos tienen talento para dibujar y para mí fue natural pasarme las tardes de mi infancia dibujando junto a ellos. Si bien me encantaba dibujar, nunca me sentí muy segura de mis capacidades, por eso, al momento de elegir una profesión consideré estudiar Historia, Letras o Filosofía, ya que también me interesaban mucho esas carreras. Mientras estudiaba Bachillerato en Humanidades, me di cuenta de que a pesar de disfrutar mucho las clases eran más fuerte mis ganas de dedicarme a algo creativo y en el año 2003 me cambié a estudiar Diseño. Al salir de la universidad el año 2008, tomé un taller de ilustración con Francisco J. Olea y Alberto Montt, fue ahí cuando conocí la ilustración como profesión y me enamoré de la idea de algún día dedicarme a esto. Al año siguiente, conseguí trabajo como diseñadora y en paralelo empecé a realizar encargos de ilustración. Finalmente, el año 2012 dejé mi trabajo y desde entonces ilustro por encargo, realizo talleres de ilustración y trabajo en proyectos personales.

Proceso de ilustración Vero Rodríguez
Vero Rodríguez

¿Cuáles son tus referencias y/o inspiración?

Mis referentes son otros ilustradores, así como libros, series y películas. Los ilustradores que sigo van cambiando con el tiempo, según van cambiando mis intereses. Actualmente me intereso mucho por el trabajo de Rebecca Green, Ingela P. Arrhenius y Loris Lora. Mi inspiración viene del trabajo de otros, pero también de lo que me va sucediendo en mi vida. Trato de mantenerme curiosa y reflexiva ante la vida, e ir integrando mis experiencias personales a mi trabajo. Últimamente me siento muy atraída por las plantas y flores.

¿Cómo definirías tu estilo o qué particularidades tiene?

Siempre es complejo definir el propio trabajo. El mio ha variado en la técnica (de digital a las acuarelas) pero creo que siempre ha mantenido un espíritu alegre, sencillo y colorido, que me acerca más al mundo de la ilustración infantil.

¿Puedes comentarnos sobre la técnicas que usas en tus ilustraciones?

Cuando comencé a ilustrar, me centré en la ilustración digital. Trabajaba mayormente en Illustrator y a veces armaba o retocaba las imágenes en Photoshop, siempre con la ayuda de mi tableta Wacom. Cuando armé el año 2011 mi blog de “Me pasa a veces”, fue con la idea de retomar el dibujo a mano. Desde entonces, cada vez me sentí más entusiasmada con ilustrar a mano y empecé a comprarme rotuladores, plumones, lápices y retomé mis antiguas acuarelas. Actualmente trabajo principalmente con mis lápices, acuarelas, pluma y tinta.

Me pasa a veces
Me pasa a veces
Mateo sin risas
Mateo sin risas

¿Cómo es tu proceso creativo al abordar un nuevo proyecto?

Lo primero es la idea, que suelo capturar en alguna de mis libretas de bolsillo. Luego viene el estudio de referentes, la elaboración de pruebas, bocetos y maquetas. Todo eso antes de sentarme a trabajar en las ilustraciones definitivas. También es muy importante para mi recibir feedback de mis amigos y colegas durante el proceso de trabajo, para ayudarme a ver las fortalezas y debilidades de mi enfoque y propuesta.

¿Tu espacio de trabajo influye en tu proceso? Si es así ¿Cómo se relaciona el lugar donde trabajas con tu proceso creativo?

¡Sin duda que influye! En los últimos años he tenido la suerte de trabajar en un taller fuera de mi casa y ha sido increíble, me ayuda no mezclar trabajo con la dinámica familiar. En mi taller, influye mucho la luz y el orden, ambas cosas me animan a sentarme a trabajar. Trato de rodearme de objetos bonitos y recuerdos de las personas que quiero. Por último, es clave contar con la flexibilidad de poder para en cualquier momento del día a tomar un té, regar las plantas o salir a comprar un chocolate cuando estoy desconcentrada u ofuscada.

Taller Vero Rodríguez
Taller de Vero

¿Estás trabajando en algún proyecto actualmente? ¿De qué se trata?

Estoy trabajando en un libro para niños, llamado “Renato y Cebollín”, un libro en blanco y negro, escrito, ilustrado y diseñado por mí. Es un libro de cerca de 60 páginas, con muchas ilustraciones. ¡Estoy muy entusiasmada porque es mi primera historia! Siempre soñé con escribir algo pero no sabía cómo y en el año 2014 realicé el taller “Quiero escribir” que dicta mi hermano y escritor Alfredo Rodríguez, fue entonces que escribí la historia. Dos años más tarde y después de unas vacaciones, supe en qué tipo de libro quería convertir esta historia  y tuve la oportunidad de trabajar en desarrollarlo. Actualmente tengo el texto, el diseño y los bocetos listos, y ya llevo la mitad de las acuarelas listas 🙂

Renato y Cebollín
Proceso «Renato y Cebollín»

¿Cuales son las complicaciones de llevar a cabo un proyecto?

Dependen del proyecto: a veces son los plazos apretados, a veces que el pago ofrecido no es equivalente a la cantidad de trabajo, y a veces es uno que se equivoca y organiza mal la planificación. Además, desde que soy mamá, cuando tu hijo se enferma o pasó mala noche y dormiste pésimo, las planificaciones muchas veces no se pueden cumplir. Lo importante es tratar de aprender día a día a superar las complicaciones: aprender a cobrar mejor, a planificar considerando inconvenientes, aprender de los errores. Nunca es fácil dedicarse a esto, pero cuando a uno lo hace feliz, vale la pena seguir aprendiendo e intentándolo.

¿Para ti hay diferencia entre proyectos personales o encargos de clientes?

Absolutamente. Cuando trabajo en encargos externos, centro mis energías en que todo quede lo mejor posible, dentro de lo que el cliente quiere y necesita. A veces eso implica sacrificar algunas ideas u opiniones personales. Se debe cumplir con plazos, objetivos y estándares que pueden ser un poco diferentes de los personales. Por eso intento, dentro de lo posible, trabajar de forma paralela en proyectos personales. Trabajar para clientes es el “Mundo real”, de donde viene el pago que todos necesitamos para vivir. Los proyectos personales son el “mundo ideal”, donde podemos desarrollar una idea con absoluta libertad. Son el espacio para hacer las cosas según mi propio gusto o criterio, donde podemos probar, cambiar, equivocarnos. El espacio para hacer algo por hacer, sin saber para qué. En eso radica la magia de los proyectos personales y la experiencia me ha enseñado que muchas veces, esos proyectos, son los que tarde o temprano nos dan más sorpresas y satisfacciones.

Sabemos que iniciaste un podcast, ¿nos podrías contar un poco más sobre ello y de dónde surge la idea?

Desde que hago clases, hay temas que salen de forma recurrente en las conversaciones sobre el quehacer creativo, y que siempre me gustaría poder compartir y conversar a través de una plataforma online. Inicialmente quería hacer videos, pero el trabajo de edición requiere un tiempo que actualmente no tengo.

Mi hermano Alfredo tiene su podcast “Idea fija”, el que disfruto escuchando mientras trabajo. Por él me enteré del mundo de los podcast y me atrajo mucho lo fácil de grabar y subir a la web. Ahora, el problema era que no me atrevía a empezar. A fines del 2016 caí en una desmotivación creativa que me tuvo varios meses sin ganas de dibujar. Fue un período angustiante, en el estuve buscando respuestas a lo que me pasaba. Leer el libro “Libera tu magia” fue una de las cosas que me ayudaron mucho y en ese momento, sentí la necesidad de recomendarle el libro a otros. Fue entonces cuando me lancé a grabar el primer capítulo. Recién llevo 2 episodios del podcast de “Me pasa a veces”, y a pesar de los nervios, ha sido muy entretenido probar algo nuevo. Espero seguir teniendo tiempo e ideas para grabar nuevos capítulos y que a la gente le resulte de interés escucharme hablar sobre lo que me pasa a veces, que muchas veces son los miedos e inquietudes que le pasan a otros.

Autorretrato Vero Rodríguez

¿Cuáles crees que han sido las mayores dificultades en el desarrollo de tu profesión?

Creo que lo más difícil es encontrar el modo: el modo en el que las cosas funcionen, fluyan y se equilibren. Porque el modo en que funcionan para uno, siempre va a ser diferente al modo en el que le funciona a otros. Todos tenemos diferentes metas, objetivos, realidades, responsabilidades, sueños y el trabajo está en probar, construir y armar un esquema de trabajo que sea acorde a tu propio sueño. El desafío está en nunca dejar de aprender cosas que complementen nuestra profesión, ser capaz de organizarse y de hacer varias cosas a la vez. Rodearse de la gente correcta y dejar de oír a los que, queriendo ayudar, no lo hacen. El desafío es mantenerse motivado, flexible y creativo. Saber cuándo es momento de dejar el camino para retomar más adelante. Sin duda no fácil, porque en este mundo tan veloz, exigente, competitivo, ganarse la vida haciendo lo que uno ama es todo un desafío. Pero de verdad creo que es posible, y que está en nosotros ayudarnos para que todos podamos cumplir nuestros sueños.

¿Qué ilustradores o artistas nos recomendarías?

Como les mencioné antes, actualmente muero por el trabajo de Rebecca Green, Ingela P. Arrhenius y Loris Lora. Entre las chilenas, me encanta el trabajo de Luisa Rivera y Karina Cocq.

¿Dónde podemos seguir tu trabajo?

Además de mi web, pueden seguir mi trabajo en Twitter,  Patreon, Instagram y el podcast de Me pasa a veces.